Antonio y Paquita

Los domingos por la mañana venían Antonio y Paquita a comer a casa. Para mí, con nueve o diez años, su llegada siempre significaba un acontecimiento, un suceso reseñable en la penumbra de la posguerra, en una casa de vecinos que destilaba humedad y una mezcla extrema de resignación y grandes expectativas. Nuestra casa estaba completamente ocupada por muchas familias, …

Cuento de Navidad 11

Ángeles sin alas Mi memoria es escasa, aunque no por las mismas razones que el abuelo Pepe que se queja continuamente de haber olvidado el nombre de ese jugador tan extraordinario del Barcelona, -Papá ¿Mesi?-, le dice el tío Antonio, -ese, ese, Mesi, Mesi, Mesi-, y lo repite una y otra vez para evitar olvidarlo de nuevo. El abuelo ha …

Login

Contraseña perdida?