¡Alguien me puede explicar esto!

Soy Jose Antonio Alba Dorado, obtuve el título de arquitecto el 31 de Octubre del 2002 en la E.T.S.A. de Sevilla.

Terminada la carrera estuve buscando trabajo en Sevilla, pero pasado un tiempo no encontré nada y por problemas  económicos tuve que volver a casa de mis padres en Lucena. Monté un pequeño estudio en una casa vieja y en ruinas que era de mis padres, luché para encontrar trabajo en mi pueblo, allí no era más fácil que en Sevilla, pero por lo menos no tenía tantos gastos. Estuve casi un año viviendo de mis padres, sin ingresar ni un duro, la vida de arquitecto recién titulado en un pueblo como el mío (y es de los mejores) es muy difícil, te tratan con la punta del zapato, los honorarios están por los suelos (algo en lo que estoy totalmente en contra y lucho desde el primer día) y la mayoría de las veces te engañan con los anteproyectos que no cobras, porque al final se va con tus dibujos y se lo lleva a “su arquitecto”, que está muy atareado jugando al Golf como para dedicarle unas horas y pensar en algo de arquitectura, y da igual que tengas una hoja de encargo firmada. U otras veces te van a encargar algo, pero ellos (promotores y constructores) te dicen lo que tienes que cobrar, siempre muy inferior a los honorarios mínimos que te dice el Colegio de Arquitectos, yo ahí no entro. Tengo muy claro cuál es mi trabajo y lo que vale, lo que cuesta hacer las cosas y la responsabilidad civil que tenemos todos.

En junio del 2003 obtuve el Primer premio de la Fundación Dragados al mejor proyecto fin de carrera de mi promoción, a la vez trabajaba en el dormitorio de casa de mis padres haciendo un proyecto de la vivienda antigua de la familia que ya se estaba cayendo, proyecto de seis viviendas, no muy convencionales. Buscaba un constructor que hiciera la obra a cambio de una permuta, pero todos me decían “demasiado moderno, mucho riesgo de ventas”, yo no lo entendía,¿ riesgo de que?, en esos años se vendían todo en Lucena, y a un precio mucho más alto que hoy en día. En ese momento me desilusioné mucho. Si lo que yo hacía no servía, y lo único viable era hacer pitufos y “viviendas como se han hecho toda la vida de dios”, ¿eso era arquitectura?, ¿así iba a vivir toda mi vida? Haciendo lo que otros me mandasen y además cobraba “una mierda” (perdón por la expresión, pero es así).

Pages: 1 2 3 4

Login

Contraseña perdida?