Andanzas por el margen de un libro. Danubio de Claudio Magris.

Jueves 30 de julio

06:30 Leo en el libro de Claudio Magris: “Una saga de Belgrado”, en la página 304 del ejemplar de Anagrama. Zona de vampiros y el Conde Drácula: transsilvanismus, p. 289.

09:43 Oficina Avis de “rent a car”, en Arany Janus Utca, 26-28, Budapest.

Para viajar a Serbia tenemos que pagar cincuenta euros más, con Rumanía no hay inconveniente alguno, también descubrimos otros abonos extras menores como el que seamos dos conductores, esto último no lo comprendo. Tras solventar todos los inconvenientes alquilamos un Suzuki Swift 1.2, matrícula NFJ-190.

(Cuando leo esta pequeña libreta negra y trato de interpretar las líneas interrumpidas por la independencia de las palabras, manuscritas como si se tratara de un bordado menudo y antiguo, pienso en su longitud, si las estirara ¿cuánto mediría la palabra jueves escrita por mí… y Hungría?, ¿cuántos quilómetros habré recorrido ya con mi escritura desde que aprendí tardíamente a los siete años?, ¿podría la ANECA, algún día, utilizar la longitud de nuestros escritos como índice de calidad? Desde luego la palabra “estar” es más extensa que la de “ser”, le tengo miedo a “ser” en la misma proporción en la que me gusta el término “estar”, lástima que se necesite ser para estar…

Debo abandonar estas absurdas digresiones que me han acompañado siempre y volver a la tarea de transcribir este viaje que por momentos se convierte en un bucle, vivo y escribo –transcribo- el texto en Word en Lisboa, algunos días más tarde de lo acontecido y, mientras, atesoro nuevas historias lusitanas que pronto transcribiré también. Así vivo siempre con tareas atrasadas.)

12:00 Desvío a la ciudad de Szeged, ha salido el sol.

Extraña torre la llamada Demetrius, en Szeged, un caso único en la historia del patrimonio europeo, la torre fue construida durante los siglos XII y XIII y estuvo oculta durante tres siglos en el interior de la catedral barroca de Szeged, formando parte estructural de sus muros, hasta que alguien tuvo la idea de demoler la vieja catedral para construir una nueva, sinsentidos que alimentan la profesión de arquitecto. El hecho tuvo lugar en 1925 y sirvió para liberar la torre de su misión servidora y rehabilitarla como arquitectura aislada. La misma persona o institución que sin causa justificada había sustituido una catedral histórica por una monumental copia historicista y que intuyó el escalofrío de la falsificación, supo descubrir y reconstruir sobre los restos encontrados tras la demolición la vieja torre del siglo XII.

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Login

Contraseña perdida?