Cartas desde Venecia 10

Para comer por la noche y en plan bien prefiero la algarabía del Ristorante alla Madonna, en la Calle de la Madonna, 594, junto al ponte Rialto, en la parte del Mercato ¡Ojo!, hay que tener cuidado con el nombre Madonna porque debe haber en Venecia unas cien calles con el mismo nombre, lo mejor es comprobar el barrio (sestiere) donde se encuentra. He utilizado desde siempre este restaurante, aunque parece que ahora se encuentra más solicitado y algunas de las veces que he ido no he encontrado mesa libre. De todas formas es tan grande que si tienes paciencia y esperas en la puerta puedes tener mesa en pocos minutos. La comida es tradicional veneciana y muy buena, el trato depende del camarero que te caiga en suerte. Hace años era un restaurante escondido y exclusivo para venecianos, hoy no es así, de forma que te puedes encontrar en él algunos “guiris”, incluso españoles. Está especializado en mariscos y pescado del Adriático, en él tomo siempre “spaghetis a la sepia nera”, que es un plato exclusivamente veneciano y aquí es donde más me gusta. Para más información ver el enlace: http://www.ristoranteallamadonna.com/

También de los años ochenta, de antes del síndaco Cacciari, recuerdo el Paradiso Perduto, del que ya os he hablado en otras cartas. En esta visita aún no he conseguido comer en él, al ser para gente tan joven tiene una forma especial de pedir las cosas, ya lo he dicho, me recuerda mucho el barullo de las barras de las casetas de la Feria. Para mí ha perdido algo pero también es posible que sea una natural nostalgia de la edad que yo tenía cuando lo conocí. Está en la fondamenta della Misericordia – Cannaregio 2540 y es divertido y juvenil porque aún conserva el aire de sus orígenes universitarios en los ochenta. En general es agradable pasear al atardecer por la fondamenta de la Misericordia y sentarse en cualquiera de los restaurantes de allí, sobre todo cuando hace buen tiempo. Su referencia en internet es http://ilparadisoperduto.com/about/

Para una comida más formal que conjugue lugar agradable, buen trato y excelente comida, conozco dos restaurantes, uno es la Trattoria da Ignazio, con una calidad buena, aunque la comida supera con mucho el espacio del comedor. El dueño y chef es arquitecto y estudió en la escuela de la IUAV, una buena salida para época de crisis. Creo recordar que también he comido en él hace muchos años con Giusa y Gianugo, seguramente con dueño y cocinero distinto. En Venecia es habitual encontrar restaurantes pequeños de cartas muy reducidas pero con gran calidad, como en París, en este caso tiene también una buena carta de vinos. Debo reseñar la presencia de un camarero que debe tener noventa años y que se mueve arrastrando los pies, la última vez que lo vi hace cuatro años pensé que ya no lo vería más, pero no es cierto, aún sigue sirviendo el vino con una parsimonia admirable. Aunque todo lo que he comido aquí me gusta, recuerdo especialmente un antipasto (la comida italiana tiene muchos platos con cantidades reducidas, al contrario que la portuguesa, una comida completa consta de antipasto, primo piatto,  secondo piatto o principal y dolce, aunque muy pocas veces se toma completa). Decía que me gustó especialmente un antipasto de marisco marinado que incluía unos cangrejos pequeños y crujientes (crabs), cuando pregunté cómo se comía aquello me dijeron que se comía todo, aunque no me gustan especialmente los cangrejos aquel bocado era delicioso. La trattoría da Ignazio está en un calle estrecha del centro, en Calle dei Saoneri, San Polo 2749.

Pages: 1 2 3 4 5

Login

Contraseña perdida?