Cartas desde Venecia 11

También estaba el muelle de los ferrys que tantas veces había visto recorrer el cauce del Brenta, entre Venecia y la Giudeca. En cuanto pude lo celebré con un spritz con aperol y una lasagna a la Bolognesa en el primer chiringuito que se puso a tiro. Elegí un regreso largo, más de una hora en el vaporetto de la línea 1, que para en todas las fermatas. Cómo partía de la primera pude situarme en uno de los asientos privilegiados de la proa, lo que me permitió repasar los tres meses de estancia en Venecia mientras remontábamos el antiguo curso del río Marcenezgo: S. Zacaria, S. Marco, la Dogana, la Academia, S, Tomà, Rialto, el mercado del pece, Cá d’oro… Qué espectáculo ofrece siempre esta ciudad, el Gran Canal me pareció el guion de una ópera magnífica.

Ahora sí, desde la cubierta de un viejo barco escorado que hace aguas en mitad del Adriático, un gran abrazo. Esa era la despedida que utilizaba Cortazar en sus cartas desde París,

Juan Luis

Pages: 1 2 3 4 5 6

Login

Contraseña perdida?