Cartas desde Venecia 8

Otro factor que en los últimos años ha producido la discontinuidad temporal de la red de canales ha sido la limpieza e higiene de alguno de ellos. Mediante esclusas la empresa de intervención municipal “Insula” produce su desecación y posterior limpieza, con retirada de lodos. El canal desecado deja ver la sección constructiva de las construcciones contiguas al mismo, poniendo al descubierto los pilotes de madera, la tarima sobre ellos, la piedra de los fundamentos y el arranque de ladrillo de los muros de fachada. Agujeros negros urbanos, porque el agua y la tierra en Venecia son materiales análogos.

Los paisajes fronterizos, intersecados, se nos presentan dotados de una fuerte entropía; lugares en los que la transformación llega a ser una forma de existencia. Este es el caso de la laguna de Venecia, así como el origen primigenio de su ingente creatividad. Una laguna es una lámina de agua poco profunda en la que un proceso permanente de sedimentación y erosión, borra y dibuja siluetas diferentes. La horizontalidad impuesta por el plano inestable del agua transforma el territorio tridimensional en bidimensional. Una especie de papel para dibujar en él con pautas o retículas auxiliares. El habitante de Venecia ha olvidado la irregularidad del fondo de la Laguna ante la presencia superficial y evidente de los límites entre el agua y la tierra. Como escribió Gianugo Polesello: “Venecia es el reino de la continuidad y la discontinuidad, una simbiosis entre artificio y naturaleza”.

La laguna es desde época medieval un huerto inmenso de una producción inagotable, una industria alimentaria y un lugar para el trabajo y el ocio. Desde la Edad Media se conoce la existencia de molinos móviles que aprovechaban las fuertes corrientes de agua dulce de los cinco ríos que atravesaban la laguna, aunque desde el siglo XV desaparecieron, como señala Piero Bevilacqua: “L’ultima testimonianza della loro presenza, dovuta a Marco Cornaro, viene fatta risalire al 1440”.

Es posible que la esencia energética e inestable del agua sea la causa principal del nacimiento en Venecia de grandes arquitecturas temporales. Otra construcción periódica y efímera es la de los puentes que subrayan algunas festividades y que procuran conexiones inéditas, alternativas a los recorridos de la ciudad del “lavoro”. Nos referimos a los puentes de barca que se construyen y desmontan con motivo de las fiestas anexas a las iglesias de “Il Redentore” y “la Salute”. Incluso para eventos deportivos como la maratón del mes de septiembre que completa el recorrido mediante un largo puente entre la Punta de la Dogana y el Giardino de San Marco. No obstante existe un puente temporal desaparecido que se montaba el 2 de noviembre, Día de Todos los Santos, y que enlazaba la Fundamenta Nuove con el eje del cementerio de San Michelle, dando sentido a las puertas monumentales que se abren en la fachada sur de la isla de los muertos. A principios del siglo XX también se instalaron piscinas flotantes en la laguna. Aunque sea un caso polémico y muy debatido, es la laguna y los grandes vacíos en el entorno de la ciudad histórica los que permitieron en 1989, en el Bacino Marciano, un multitudinario concierto de Pink Floyd enfrente de la basílica de San Marco. No olvidemos tampoco el teatro flotante de Aldo Rossi.

Pages: 1 2 3 4 5

Login

Contraseña perdida?