Cuento de Navidad 02

A la mañana siguiente comprobé que no había sido un sueño que los paquetes estaban allí, lo que había desaparecido era mi interés por contar lo sucedido. Pensé que era absurdo descubrirles a mis padres que los Reyes no eran los padres, como ellos creían en su interpretación simplista de la realidad. Su ilusión consistía en mantener mi ilusión por los Reyes Magos, así que callé hasta la Noche de Reyes, incluso por la mañana del día seis tuve que aguardar a que mi padre despertara, sus ronquidos retumbaban por toda la casa, para poner en marcha mi interpretación. Cuando por fin se hubieron despertado todos me dispuse a recibir mis “reyes”, sobre la tapa del arcón de madera pintado de gris y acompañado de unos cuantos caramelos estaban los tres paquetes. Creo que hice una buena representación teatral aquella mañana, nadie sospechó de mi inocencia mientras daba saltos y vítores al Rey Baltasar, se trataba de salvaguardar la ilusión que los adultos ponían en mi inocente ilusión infantil.

Nunca más supe de aquellos hombres grises que se hundieron en el tiempo junto al arcón de madera pintado de gris.

Pages: 1 2 3 4 5

Login

Contraseña perdida?