Cuento de Navidad 10

Nos habremos ya acostumbrados a vivir en un mundo desdoblado, dual. Nuestras vidas ya habrán sido revisadas hasta nuestro nacimiento. Cada uno, según su edad, habrá vivido con intensidad el tiempo cruzado, real y reflejado. Sombras fugaces, reales y evanescentes, surcarán calles y fachadas. Nos acostumbraremos al batir de las alas de los ángeles. A la vez que el tiempo reflejado se aleje del tiempo real volveremos a sentirnos en el presente. Comenzaremos a ver la historia reflejada como si estuviera enmarcada por un enorme paspartú húmedo y negro, como si la viéramos desde el fondo de un pozo o con un viejo catalejos. No obstante la Navidad del 2020 estará cada vez más próxima, la luna aparecerá más completa cada noche, cumpliendo su cuarto creciente de forma acelerada. ¿Qué luna?, ¿de qué año?, nos preguntaremos todos. La luna también cumplirá su cita religiosa y astronómica. Sólo el Vaticano con sus continuos desmentidos parecerá estar preocupado por la celebración de una Navidad inscrita en otra Navidad.

De los escalofríos de la incertidumbre pasaré a la seguridad de haber aprendido algo esencial que no sé identificar ni expresar.

 

 

 

  • ••

Es de noche y estoy solo en el estudio, frente a mi patio en el interior de la vieja manzana. Muy de lejos me llegan sonidos de campanilleros y luces de estrellas de las que desconozco su tiempo y procedencia. Comprendo que cada instante vivido es un prodigio de encuentros altamente improbables, que la normalidad de nuestras vidas es ya un milagro, que cada momento es el resultado de la conjunción de miles de millones de variables, que cualquier desencuentro o desfase fortuito provoca la desarticulación de nuestros hábitos, que la rutina es una forma de felicidad que debemos saber disfrutar y apreciar, que la verosimilitud del Nacimiento que secciona la historia en a.C. y d.C. no es tan trascendente, que lo importante es la celebración y los deseos de felicidad, el jubileo de los ritmos del tiempo, de las estaciones, de los solsticios de invierno (Navidad) y de verano (San Juan), si estamos en el hemisferio norte. La conmemoración del crecimiento de los días (Santa Lucía acorta la noche y alarga el día) y del devenir, único e irrepetible, de nuestras vidas.

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16

Login

Contraseña perdida?