Ser(t) Miró

Me gusta vagabundear por los museos ¿a vosotros no? Pasear por calles desconocidas, mirar los cuadros con distracción, con indiferencia ¿qué se han creído esos pintores presuntuosos? Mirarlos, incluso, con algo de superioridad. Observar cómo algunos visitantes, que aún se dejan intimidar por el arte moderno, se detienen y aproximan curiosos  a un cuadro delante del que me he parado más de lo habitual ¿qué le habrá encontrado de diferente?

– A mí, todos los cuadros de Miró me parecen el mismo. Visto uno visto todos.

– Estoy de acuerdo

Miró parece haber descubierto la perversidad escondida tras la representación de un paisaje global de todo el universo.

El edificio de Sert no me gusta, me parece de una modernidad amanerada. No existe ningún control luminoso en el proyecto y los estores ponen barrera al escandaloso sol que se cuela sin pagar entrada. Un proyecto con demasiada experiencia acumulada. Me parece estar en una maqueta a escala menor de un enorme proyecto americano, mejoraría si lo multiplicáramos por uno con veinte, y más, si lo hiciéramos por dos, entonces lo convertiríamos en un monumento de la modernidad, incluso en una muestra de la arquitectura contemporánea, pero para eso le falta dimensión.

-¿Pero no era la luz la que te preocupaba?

-¿Acaso la luz no tiene escala y no cambia de significado cuando se agranda?

-Tú siempre quieres llevar la razón, y ya veo que es fácil tenerla cuando todo se inventa a nuestra imagen y semejanza.

– Eso lo harás tú, yo no empleo la religión para nada.

La direccionalidad de los cuerpos cenitales descontrola la tradición de la planta-patio. Menos mal que Miró confina en su interior imágenes reiteradas del universo completo, confiriéndole una energía genuinamente ingenua, una ingenuidad que raya en la perversidad. Sólo los catalanes en España mantienen la ingenuidad activa y productiva de los europeos, aquella que mantienen los pueblos ignorantes que nunca piensan en la muerte. Barcelona es mejor cuando se la mira desde lejos, Barcelona construye el mejor fondo posible, aún recuerdo los saltos de palanca de la Olimpiada del año 1992, con la ciudad de Barcelona al fondo.

Pages: 1 2 3 4

Login

Contraseña perdida?