Un mirlo negro en Granada

Una primavera verde se cuela por mi ventana y me capta y me conduce, cruzando el Darro, hasta la Torre de la Vela, tengo que presionar las palmas de las manos sobre las jambas de cal de la ventana para evitar la caída, mi atracción por el abismo es permanente. Frente a mí, dos árboles: un plátano y un álamo …

Login

Contraseña perdida?